contador gratis Saltar al contenido

Servicio universal de telecomunicaciones financiado por un fondo de compensación

Incluso sin haber lanzado la licitación para elegir el proveedor del servicio universal de comunicaciones, que aparentemente espera una decisión de Finanzas, el Gobierno publicó ayer en Diário da República la legislación que crea el fondo de compensación para financiar el servicio, que existe oficialmente a partir de hoy 24 de agosto.

El fondo es una de las partes fundamentales de la nueva estrategia del Gobierno para la financiación del servicio universal, que garantiza que todos los portugueses tengan derecho a la instalación de una línea telefónica, independientemente de dónde se coloque. A través del fondo, todos los operadores de telecomunicaciones realizan contribuciones, canalizadas al proveedor de servicios. Por lo tanto, el Gobierno no tiene que pagar 1 euro para mantener en funcionamiento el servicio universal.

El diploma indica que Anacom es responsable de la gestión del fondo, pero ya prevé el pago de una contribución extraordinaria de los operadores en los próximos tres años, que pagará los costos que Portugal Telecom ha tenido con la prestación del servicio universal desde 2007, primero año en que se determinaron los costos netos.

Este es uno de los puntos más controvertidos del diploma, como señala el Jornal de Negócios, sobre todo porque los operadores ya han garantizado que pueden actuar en la corte para no pagar los costos incurridos hasta que el proveedor de servicios sea elegido por licitación pública.

La contribución extraordinaria para pagar estos costos corresponde al 3% de la facturación anual elegible de cada entidad, con el límite correspondiente a la cantidad que se debería a la distribución de los costos netos del servicio. Anacom es responsable de identificar qué operadores deben estar obligados a contribuir y determinar el monto exacto a pagar, el monto que se puede dividir.

En las contribuciones regulares al fondo de compensación, que se utilizará en el futuro para pagar los costos del operador elegido en la competencia para llevar a cabo esta tarea, solo los operadores con una facturación igual o superior al 1% de la facturación del sector deben contribuir .

Una vez más, es Anacom quien tiene que hacer los cálculos anualmente, determinando quién tiene que pagar y el monto, que corresponde a la distribución de los costos netos con el servicio universal. El regulador del mercado de comunicaciones puede desencadenar auditorías para determinar la facturación elegible, aunque los operadores deben enviar, antes del 30 de junio de cada año, los estados financieros del año anterior.

Aunque Anacom asume la responsabilidad de la gestión del fondo de compensación, funciona como un activo público autónomo y con una contabilidad separada del regulador.

Cabe recordar que el Gobierno ya se encuentra en una situación de incumplimiento en relación con el lanzamiento de la licitación pública para la prestación del servicio universal, que es parte de los compromisos asumidos con la Troika, pero que este es un tema controvertido que los sucesivos gobiernos no han podido lograr. Resolver en los últimos años.

Escrito bajo el nuevo Acuerdo Ortográfico