contador gratis Saltar al contenido

Reino Unido invierte 43 millones de euros en 5G

La Universidad de Surrey en el Reino Unido recibió una inversión de 35 millones de libras (43,4 millones de euros) para crear un centro de innovación específicamente dedicado a investigar la próxima generación de comunicaciones móviles.

El dinero fue asignado por operadores, fabricantes y el Fondo de Inversión de Asociación de Investigación del Reino Unido y permitirá a la institución dedicar más recursos a la investigación en esta área. Como dijo Rahim Tafozolli, director del centro de comunicaciones de la universidad, a la BBC, 4G (LTE), aunque acaba de lanzarse, es antiguo en la industria y comenzó a desarrollarse hace más de una década.

La preparación de la tecnología que seguirá requiere años de investigación, algo que ya se está haciendo en varias partes del mundo y que, como el mismo profesor le dijo a la BBC, la propia universidad británica ya estaba haciendo.

Es curioso notar que la inversión ahora anunciada se revela un día después de que FTTH Europe haya designado al país como una de las principales economías europeas que se está quedando atrás en el desarrollo de redes de nueva generación.

La investigación del nuevo centro de innovación tendrá en cuenta algunos aspectos preocupantes del estándar 4G, cuyo uso ahora está comenzando a extenderse. El alto consumo de energía de la gestión de la red es uno de estos aspectos. Como indica Tafozolli, el sucesor de 4G tendrá que ser mucho más eficiente energéticamente.

También tendrá que ayudar a responder al crecimiento acelerado del tráfico que circula en las redes móviles, que se ha duplicado cada año, teniendo en cuenta que el espectro de radio es un recurso escaso y cercano al límite.

Los límites entre las comunicaciones móviles e Internet se están desdibujando, por lo que la quinta generación será Internet en movimiento “, defiende Tafozolli.

Los expertos creen que 5G debería lanzarse en 2020, cuando gradualmente comenzará a reemplazar las redes 4G.

Escrito bajo el nuevo Acuerdo Ortográfico

Cristina A. Ferreira