contador gratis Saltar al contenido

María José Morgado defiende la ley de tres advertencias para detener la piratería

Maria José Morgado defendió esta tarde en el Día de Infosec que Portugal debe implementar un sistema para el monitoreo administrativo de las infracciones de derechos de autor en Internet. El modelo definido por la persona a cargo es el mismo que el que ya se usa en otros países europeos y que pasa por tres avisos de infracción, que es seguido por el corte del servicio.

La directora del DIAP (Departamento de Investigación y Acción Penal de Lisboa) compartió su posición sobre el asunto y comentó sobre la presentación de las casi dos mil denuncias contra presuntos piratas presentadas por ACAPOR.

Maria José Morgado defendió que el proceso presentado es “muy limitado en su objeto” y recuperó los argumentos a los que se hace referencia en la orden de presentación, destacando que no reflejan un acuerdo con la violación de los derechos de autor o con las actividades resultantes del uso de redes de pares -mirar.

Cabe recordar que la presentación de este proceso fue muy criticada por la asociación comercial audiovisual, que argumentó que la piratería fue “legalizada” de esta manera.

María José Morgado anticipó las dificultades que enfrentaría una investigación de la denuncia presentada por ACAPOR, en el modelo en el que se formula y que se refiere a la identificación de cada uno de los autores de las descargas ilegales.

“Las redes P2P traen grandes dificultades en términos de individualización” de los usuarios, una identificación que sería indispensable en este caso, dijo. Identificar sospechosos en espacios públicos de acceso a Internet sería una tarea imposible, como en las empresas, como ya se subraya en la orden de presentación.

Incluso a nivel del hogar, la identificación no sería lineal, considerando que varios miembros de una familia, o habitantes de la misma residencia, podrían usar el mismo acceso a Internet.

Dadas todas las variantes y la gran cantidad de quejas, lo que requeriría investigar a un número potencial de sospechosos que excede la cantidad de IP identificadas por ACAPOR, la investigación sería larga y conduciría a malos resultados.

Sin embargo, como también subrayó María José Morgado, el caso no está cerrado, ACAPOR utilizó los instrumentos legales a su disposición y solicitó la instrucción del proceso. El juez que escucha el caso decidirá si la investigación debe continuar o no. Si la decisión es favorable a los reclamos de ACAPOR, el Ministerio Público deberá proceder con las investigaciones.

El director de DIAP dice que no puede anticipar una decisión judicial. “En vista del marco legal”, la decisión del juez es “completamente impredecible”, defiende.

Es como una forma de responder a las debilidades del marco legal actual que el funcionario defiende la creación de una entidad administrativa que monitorea las violaciones y advierte las sospechas de ilegalidad varias veces suficientes para corregir la acción ilegal. Esto legitimaría una acción acumulativa que implicaría una sanción directa al propietario del IP, considera, dando el modelo británico como ejemplo.

Sin embargo, debe recordarse que Francia fue el primer país europeo en avanzar con la regla de los tres avisos, seguido por el corte del servicio, un modelo controvertido desde el principio. A principios de agosto se publicó un informe de evaluación de resultados y el balance no es positivo. Concluye que la estructura creada para monitorear el cumplimiento de la ley es costosa e ineficiente.

Desde que comenzó a funcionar, Hadopi ha enviado un millón de correos electrónicos de advertencia a presuntos infractores y 99,000 cartas registradas. Estas acciones resultaron en solo 134 casos que siguieron para el análisis de las autoridades. Hadopi emplea a 66 personas y ya le ha costado a los franceses 12 millones de euros, según las cifras.

Los datos obtenidos se están analizando, al igual que la continuidad de la estructura, en el modelo actual. El tema será práctico pero también político. El ministro de cultura francés, todavía era candidato para el puesto, y ya criticaba a Hapodi y al modelo elegido por el ejecutivo dirigido por Sarkozy.

En Portugal, el último estudio de MediaMetrics coloca al país en el puesto 13 de la lista de aquellos que agregan más descargas ilegales de música, habiendo identificado 5,5 millones de acciones ilegales de pistas de música.

Escrito bajo el nuevo Acuerdo Ortográfico