contador gratis Saltar al contenido

Las manifestaciones contra el ACTA no movilizaron al portugués.

Se reunieron menos de cuatro docenas de personas, manifestaciones que el sábado pasado llevaron a los portugueses a las calles para mostrar su preocupación por el tratado internacional contra la falsificación, ACTA.

Según Público, en Lisboa se unieron a la acción, que tuvo lugar simultáneamente en varias ciudades europeas, 25 personas y en Coimbra solo 10 manifestantes tomaron la ruta planificada por la organización para la iniciativa.

Esta es la segunda vez que las ciudades portuguesas reciben iniciativas de este tipo, en contra del tratado. El primero fue en febrero, también integrado en campañas realizadas a nivel europeo y simultáneamente en varias ciudades. Este sábado, en toda Europa, se llevaron a cabo más de cien acciones.

Aquí, la organización de la manifestación recayó en ANSOL – Asociación Nacional de Software Libre y Tugaleaks, que en una declaración conjunta publicada la semana pasada calificó a ACTA como “un acuerdo trilateral supuestamente contra la falsificación pero negociado en secreto y con profundas ramificaciones contra la libertad expresión y libre acceso a medicamentos e información por parte de los ciudadanos “.

ACTA ya ha sido ratificado por varios países europeos, pero la decisión más importante llega en julio en el Parlamento Europeo, que tendrá la última palabra sobre su adopción en la región. Mientras tanto, la Comisión Europea ha pedido al Tribunal de Justicia de la Unión Europea que analice el tratado y verifique si va, como afirman los opositores, o no contra las leyes europeas, particularmente en términos de privacidad.

En Portugal, que ya ha firmado el tratado, BE y PCP hicieron dos recomendaciones recientemente, solicitando el apoyo de la Asamblea para pedirle al Gobierno que se retire del acuerdo. El PSD y el CDS votaron en contra, y el PS se abstuvo.

Escrito bajo el nuevo Acuerdo Ortográfico