contador gratis Saltar al contenido

La intimidación en línea es menos frecuente que cara a cara

El acoso cibernético, que se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los padres cuyos hijos navegan en línea o ya no usan sus teléfonos celulares, puede no ser, después de todo, una amenaza tan grande como el acoso personal, del cual los niños son víctimas en la escuela o entre ellos. vecinos, por ejemplo.

La conclusión se presentó durante la convención anual de la Asociación Americana de Psicología, esta semana, donde un investigador que ha estado trabajando en el tema dijo que, al contrario de lo que podría esperarse, no ha habido un marcado aumento en el acoso “virtual” o “digital” (realizado utilizando medios como Internet o teléfono móvil) durante los últimos casos.

El experto también concluye que la intimidación “tradicional” sigue siendo más común que la que se admite en las plataformas digitales, presentándose más como un nuevo “medio” para ser utilizado por aquellos que ya acosaron a sus colegas que como una “novedad” que ha creado otra amenaza más.

La idea de que el cyberbulliyng ha aumentado dramáticamente, convirtiéndose en el “gran problema” del bullying en las escuelas es claramente exagerada, defendió el psicólogo Dan Olweus, durante su intervención.

Este experto noruego ha seguido el problema y dice que “hay muy poca evidencia científica de que el ciberacoso haya aumentado en los últimos cinco a seis años y este tipo de acoso es, en realidad, un fenómeno mucho menos frecuente”.

El funcionario llevó a cabo un estudio con 450,000 estudiantes estadounidenses, del 4 ° al 12 ° grado, y descubrió que, si bien alrededor del 18% ya habían sido víctimas de acoso verbal, solo el 5% había sido objeto de acoso cibernético. En opinión de los agresores, el 10% dijo que ya había perseguido a sus colegas, pero solo el 3% lo hizo utilizando los medios digitales para tal fin.

Se obtuvieron conclusiones similares de un estudio realizado en Noruega, en el que 9,000 estudiantes del 4to al 10mo grado fueron seguidos entre 2006 y 2010. Alrededor del 11% ya habían sido víctimas de acoso cara a cara, pero solo el 3% fueron blanco de ataques. a través de medios digitales. El análisis también mostró que entre el 80% y el 90% de las víctimas y el acoso cibernético también habían sido objeto de amenazas cara a cara.

Escrito bajo el nuevo Acuerdo Ortográfico

Joana M. Fernandes